Home

La primavera en el estómago. 

Una vez conocí a una chica que hacía magia con tomates. Los convertía en un licuado que aterrizaba la primavera en los estómagos. Como si la cebolla que antes saltaba en la sartén y los ajos que crepitaban sobre el aceite siguieran danzando e inundaran de alegría a los comensales. Se tomaba su tiempo para conseguir la textura perfecta, la ciencia de las pócimas es rociarlas de paciencia (las brujas más sabias lo saben bien). Ella tiene ojos abisales, de los que dentro tienen un mundo extraordinario. Creo que es allí dentro donde cultiva sus tomates misteriosos.

OJOS-Y-TOMATE.gif

¡Mójate!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s