Home

En 1930 se descubrió Plutón, el planeta que siempre estudié como punto y final de la lista de los que conforman el Sistema Solar; ese mismo año surgió la teoría de la Máxima Producción Sostenible, una doctrina que prometía extraer el mayor número de peces posible de forma indefinida sin poner en peligro su existencia. Los biológos noruegos que la enunciaron se cubrieron de gloria: exponían que una población puede ser diezmada hasta quedarse con la mitad de individuos que pueden sobrevivir porque éstos seguirán creando un excedente que consumir año tras año. En un acto de empatía oceánica llegaron a creer que si los peces eran menos tendrían más espacio, más comida y podrían reproducirse antes. En un mismo año se amplió la infinitud del universo y también del mar. Las políticas internacionales de gestión pesquera no pudieron resistirse a adoptar una perspectiva tan optimista y entre otras, la Comisión Ballenera Internacional y la Comisión Internacional para la Conservación de los Atunes del Atlántico fueron de las primeras en proponerse la MPS como objetivo. Las ballenas y los atunes están al borde de la extinción. Con todo, esta doctrina se incorporó en 1982 a la Ley del Mar de las Naciones Unidas y se ha integrado en legislaciones nacionales e internacionales aunque bajo otros seudónimos. Años después (2006), la revista Science publicó un estudio donde su principal autor reflexionaba de la siguiente manera:

han desaparecido diversas especies de los ecosistemas oceánicos, y esta tendencia se ha acelerado recientemente […] Si se mantiene a largo plazo, pronostico que viviré para presenciar la desaparición de todas las especies de pescado y marisco hacia el 2048. La buena noticia es que no es demasiado tarde para intervenir la situación”.

La MPS como éxito.

Estos días me ha dado por pensar que nuestros gobernantes han desempolvado la teoría noruega de 1930 y que lo que han estado haciendo todo este tiempo es aplicarla al mercado laboral español.
La Reforma Laboral aprobada primero por el gobierno de Zapatero en 2010, retocada en 2011 y 2012 (ésta última por Rajoy) ha tendido sus redes y ha pescado entre otras cosas el abaratamiento del despido de los trabajadores, el retraso de la jubilación y el incremento del periodo de tiempo necesario para calcularla. Lo llaman flexibilización y ha respondido a los pronósticos de Díaz Ferrán y Mariano Rajoy. El expresidente de la CEOE dijo que lo que hacía falta era “trabajar más y cobrar menos” (robar más y pagar menos se le olvidó vaticinarlo públicamente) el presidente del gobierno les dijo a sus secuaces europeos que la reforma le iba a costar una huelga y así fue.

De sus promesas han llegado más paro y más trabajo precario. Lo dice la Organización Internacional del Trabajo, Europa y hasta Esperanza Aguirre: “la Reforma Laboral no ha funcionado”. También os lo pueden decir los dos mil trabajadores de HP que han ido a la huelga indefinida para evitar despidos, la reducción de sus salarios y el incremento de la jornada laboral. O que se lo digan a C. que lleva trabajando toda la vida para una empresa de transporte y que ahora, como alternativa a deslocalizar la empresa en otro país, lo que ha hecho es concentrar el trabajo de sus tres sedes en una, despedir trabajadores y contratar dos becarios para suplir su ausencia. Esto es, trabajar el triple y cobrar lo mismo con el objetivo de mantener la misma productividad.

Esta “máxima producción sostenible laboral” sigue sugiriendo nuevas ideas. La famosa Troika (alianza del Banco Central Europeo, la Comisión Europea y el Fondo Monetario Internacional) ha puesto en marcha los radares y sugerido la implantación de minijobs o un contrato único que simplifique el trabalenguas que España tiene montado con los veinte tipos actuales. También hay a quien se le va la lengua más de lo debido, como al Banco de España, que ha sugerido contratar por debajo del Salario Mínimo Interprofesional (641,40€) “bajo circunstancias excepcionales” (jóvenes y parados de larga duración). ¿Qué clase de arpón es éste? ¿Quién no está en circunstancias excepcionales en un país con un 27% de paro? Los únicos trabajadores que cobran el SMI son los fijos con jornada completa, los demás trabajadores ya pueden cobrar por debajo (becarios, contratados a tiempo parcial, empleadas de hogar, autónomos…).

Hasta hace un tiempo que algo o alguien fuera flexible me parecía una cualidad fantástica, ahora me da miedo decir que soy flexible porque te facilitan estar un día bien y al siguiente bien jodido.

Hace unos meses le pregunté a un chico holandés sobre cómo era el trabajo en su país. El país con menos tasa de paro de Europa tiene trabajadores fijos y a tiempo parcial, a los primeros es casi imposible despedirles y a los segundos extremadamente sencillo. Holanda bate también el récord europeo en trabajadores declarados de larga enfermedad, pero es que ésta es la única forma de prescindir de ellos. Henk contaba que la gente estaba cada vez más descontenta en su país porque era tanta la inestabilidad de los trabajos que en muchos casos los ciudadanos no podían asentarse en un lugar ni formar una familia. Carecen de seguridad en el trabajo.
El economista Vicenç Navarro critica en este artículo que se acuse a la protección de los trabajadores de la causa del elevado desempleo e ironiza con las propuestas de flexibilización laboral cuya “paradójica conclusión es que facilitar la destrucción de empleo estimula la creación de empleo”.

Bienvenidos a la Máxima Pobreza/Precariedad/Pitorreo Sostenible.
Nos quedan 35 años para evitar una gran tragedia en el mar: que se extinga el pescado y el marisco. Pongan fecha al trabajador español.

¡Mójate!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s